EVALUACIÓN DE COMPETENCIAS

Presentación.

Documentos de trabajo para la reflexión en el Claustro.

https://www.dropbox.com/s/3xg2xrw51mzfx3j/Reflexi%C3%B3n%20sobre%20evaluaci%C3%B3n%20M%C3%B3dulo%20IV.pdf?dl=0

 

 

 

ENTREVISTA

http://play.cadenaser.com/widget/audio/1463056016_696093/

Anuncios

Subiéndome a los hombros de Fernando Trujillo

Combe_Gibbet_views_-_eastMe subo a los hombros de Fernando Trujillo porque llevo tiempo haciéndolo, porque confío en que me lo permita, por el procomún,  por el conocimiento compartido y porque es un fenómeno. Además lo hago impelido por su magnífico artículo “Señor Presidente…” Algo que me hace apostillar desde aquí.

Además, por si fuera poco, me encaramo al hombro de Juan Rafael Fernández y su comentario. Es muy sugerente aquello del “discurso y los pliegos” y es que un discurso sin pliegos de prescripciones técnicas no sirve para mucho. Es muy cierto y hay que decirlo así como una eficaz letanía.

23. Súbete a los hombros de los demás. Puedes viajar más lejos montado en los logros de quienes te han precedido. Y desde ahí, la vista es mucho mejor.” [1]

Alzarse a las espaldas de los grandes, no adoptando nunca posturas ideológicas caducas, ni de confrontación que no sea exclusivamente para el desarrollo personal [2], no creérselas de boca de aquellos que tratan de provocarlas con humo; es lo que últimamente hago y frecuento, y reconozco que no me va mal. Voy picando de aquí y de allá… del “manifiesto incompleto” de Bruce y de la “revolución positiva” de Edward… Ya sabemos que que aquéllas no sirven en educación ni en nada y que sus rentas se pierden muy pronto en el “río revuelto…” entre las brumas y las voces. Llegar finalmente a los acuerdos y huir del común ideológico español del “Duelo a garrotazos” de Goya es urgente. Tenemos serias dificultades para gestionar el talento y recoger, remezclar y mejorar las ideas del contrario.

Ahora, escojo de los conceptos y las políticas útiles del último TICgramsciano José Antonio Jiménez @jochimet, y de su nene, Pedro Jiménez, de su entrevista en el último Cuadernos de Pedagogía. Estoy atento al empeño juvenil de la incansable @marseron pegada hilo a hilo a su hijo y a ANDATIC. No me dejo a Pilar Triguero y la CODAPA con las familias, nunca sin ellas. Y tratamos de organizarnos en una institución como ASADIPRE con su fuerza y talento, que es la aplicación de conocimiento y de inteligencia de un colectivo líder, sí. Organizaciones como la de directivos andaluces de infantil, primaria residencias escolares tienen ese afán de un modo coordinado, transparente, consistente y democrático. Y reúnen en su seno casi la mitad de los directores y directoras de dichos centros en Andalucía, ahí es nada… No os podéis hacer una idea del caudal de conocimiento profesional y de liderazgo que aquí se encuentra.

Me ajusto al tema, que es un decir, y aventuro una hipótesis: en los centros educativos que menciona Trujillo en el post de referencia y que reseño modestamente en este, hay directivos como Fernando García Páez y Juan Garrido Bueno, el Director del Colegio San Walabonso, en el San José Obrero está Miguel Rosa Castejón. Ellos dan estabilidad y coherencia a un sistema educativo de locos; porque la incoherencia profunda de nuestros actos y nuestros dichos es una rémora que nos atrasa. Decíamos hace unos meses en nuestro Kfeinnovación de Fuengirola que reclamar “coherencia es una acto cívico”. Creemos ahora que exigir que pongamos en dedo en la llaga de los cambios transformadores que producen las direcciones escolares es una necesidad en la educación andaluza y un contenido que solo se toca tácitamente en el artículo de Fernando.

Por eso, me atrevo y arriesgo para ese estudio etnográfico por dentro de las escuelas de Niebla, Sevilla o Tomares que propones, y adelanto que en todas ellas hay buenos equipos de maestros y maestras; estables y con compromisos psicoprofesionales, ya que de otro modo, se pueden sentir “out” -expresión que oi hace poco- en una escuela que les reclama a gritos implicarse. Pero detrás, no me cabe la menor duda, hay unas excelentes direcciones, con proyectos repletos de coherencia y sustentados en la acción y en la actividad docente más que en la documentación…

Me parece que un elemento de mejora básico es aprovechar el efecto del contrario en todos los ámbitos educativos con el fin de cultivar siempre una oportunidad útil, escorando los problemas nuevos. Abogo sin reparos por un colaboración sencilla y limpia, pero afirmo que no ha de hacerse ajena a la sana confrontación y tenemos que llevarla a cabo “competitivamente”. Me agradaría proponer un cierto desequilibrio o “conflicto bienencarado”, una actitud profesional para hacer bien al rodaje de un auténtico trabajo en equipo, que tanta falta nos hace. Pero no contaminemos el río con ideas pedagógicas ocurrentes que distraen; llenemos su caudal con evidencias probadas y como un clamor, digámoslo al unísono con el infatigable  Ramón Flecha  y busquemos actuaciones de éxito científicamente testadas.

En una línea de revisión y supervisión, habrá que conocer y medir el impacto de las actuaciones emprendidas. Diseñar un plan de acción visible y viable; medir, comparar datos y más datos para evitar el engaño y la impostura. Finalmente y en toda ocasión, actuar con una actitud deliberada para hacer las cosas más simples; resolutiva para encarar los retos de envergadura desde las primeras etapas; y paciente y perseverante, cuando algo no van bien. “Pensar es fácil. Actuar es difícil. Actuar siguiendo el pensamiento propio es lo más difícil.” KANT 

Pues eso.

[2] http://redalyc.uaemex.mx/pdf/440/44027206.pdf Recuperado el día 9 de abril de 2012