EABE11: saltimbanquis y geómetras

Voy a explicar mi viaje iniciático a EABE entre los vericuetos, cuestas y dulces sombras de Casares. Y lo aviso: me propongo decir muchas tonterías, caer en el sinsentido, ser errático… Ya que el crecimiento se alimenta del deseo y de la inocencia como diganostica Bruce. Confieso que desconocía que hubiera tantos blogueros en la educación andaluza, ni que ésta pudiera modificarse, en parte, con este tipo de encuentros, o saraos como con sorna peyorativa se les llama frecuentemente. Hasta hace algunos años siempre había confiado en el poder del diseño y el proyecto lineal para conseguir el cambio social de las organizaciones escolares. Pero con los estudios de alfabetización emocional a los que me dedico sin mucho éxito, y con las enseñanzas cobrizas de mi admirada María del Mar Romera, en sus visitas al centro; vamos entendiendo por fin, que no todo se puede dejar al sueño de la razón.

MODELOS

Pues bien, quiero elegir tres modelos para tratar de describir y comprender EABE. El primero, el manifiesto incompleto de Bruce Mau Me parece que caer en una cierta anarquía del error, de lo experimental y de la tentativa como fórmula de trabajo, no es en modo alguno desdeñable, ni desdeñoso y no deberíamos permitir de ningún modo el desprecio por este tipo de pautas profesionales o de vida. Tampoco descartar los espacios de espera, los cafés o tes, como posibles invernaderos y embriones de resultados futuros. El citado manifiesto -como digo- postula también “evitar el software al uso”, que bien podría ser twitter, si se quiere u otro, arriesgando hipótesis. Parece que el que lo tenga todo el mundo pudiera ser un problema para las posiblidades creativas y el arte real de la escuela, para la posiblidad de la alquimia o de los educadores saltimbanquis, en palabras de Daniel Hameline recogidas por el interesantísimo artículo de António Nóvoa “El profesor, hoy. La persona, la coparticipación y la prudencia”  A mi juicio una espléndida contribución al trabajo del corazón y al trabajo de la razón en los docentes:

 “La persona, la coparticipación, la prudencia: con estas tres entradas, tal vez un poco extrañas, he querido comunicarles algunas de mis reflexiones sobre el profesorado y su formación. Se dice a veces que la enseñanza es, al mismo tiempo, trabajo del corazón (de la emoción, de la empatía) y trabajo de la razón (de la racionalidad, del intelecto), y estoy de acuerdo. Tenemos que dar tiempo para la reflexión y la conciencia: una reflexión y una conciencia como personas, una reflexión y una conciencia compartidas, una reflexión y una conciencia prudentes. Ser profesor, hoy, es rechazar las modas, la novedad por la novedad, y construir un camino pedagógico con los compañeros, un camino que busca la sensatez y la coherencia.

 El trabajo del profesor tiene un aspecto de científico: en la adquisición del conocimiento, en el estudio que supone, en el rigor de la planificación y de la evaluación. Pero también tiene un aspecto de artista, en su forma de reaccionar a situaciones imprevistas, como se produce el juego pedagógico, que es siempre un juego en situación. En el fondo quiero decir lo mismo que Daniel Hameline cuando afirmaba que los profesores tienen una parte de geómetras y otra de saltimbanquis. Y estas partes tienen que estar ligadas, construyendo el devenir propio de cada uno como profesional.”

El segundo paradigma que elijo será el de la Feria de abril de Sevilla. Fíjense cómo se describe en la wikipedia:

“Los sevillanos que tienen casetas propias, hacen de la caseta un trozo más de su propia vivienda donde reciben a los distintos grupos de amigos, familiares, conocidos e invitados, todos tratados con la misma cordialidad en un ambiente amigable y de relajación, donde se les invita a probar los dispares alimentos y vinos de la región, al tiempo que existe un ambiente musical muy típico de la época como son las sevillanas y hay hasta quien se arranca a cantar y bailar bajo los sones de las distintas melodías ambientales.

 Muchas de las casetas no permiten el acceso al interior si no es previa muestra de invitación o compañía de un socio de la caseta. A los visitantes de la feria que no tienen donde acudir se les invita a pasar por las casetas que tienen acceso libre…” 

Cámbiese “sevillanos por eaberos”…. “casetas por encuentro/os” y la confusión está servida.

Y el tercero y último el de la Revolución Positiva de Edward de Bono. Ya saben, quienes hayan leído algo en este blog, que es uno de los iconos sabios a quien profeso admiración. Con él y su sana, pacífica revolución, podemos decir alto y claro que “efectivamente nos falta efectividad” y “contribución” y “respeto”… y que todos estamos en la obligacion de idear sistemas con los que construir desde distintos puntos de vista, desde las distintas sensibilidades, sin pelearnos demasiado pero con el conflicto necesario, y que no podemos caer en vanidades y egolatría huera si queremos hacer la revolución… al menos la positiva.

Me llama mucho la atención los sistemas en los que existe una obsesión por la eficacia, abandonada desde la sañuda crítica que hizo Gimeno Sacristán a la Pedagogía por objetivos  Es propia, como se sabe, del mundo empresarial, de los ámbitos de la iniciativa y el emprendimiento. Y ahí quiero llegar: los que en el EABE11 han dado vivo ejemplo de combinar Benamejí con la iniciativa empresarial han sido precisamente personas ajenas al sector de la educación reglada, con las ideas claras, con disciplina férrea para meter en cintura a unos chavales expresivos e inquietos y con la “realia” de los materiales y recursos al alcance de su mano. Presentaron un juego de simulación, maravilloso y bien resuelto, y con tan buenos productos… –como pudimos comprobar en la presentación de los chavales-.  Los niños y niñas, estaban a cargo de de una mano de hierro cariñosa y envuelta en un guante de seda, la de Pepe Luis y la monitora del centro Guadalinfo del pueblo y Mª José @erPepeLuis  El proyecto hecho realidad se llama Agua Donde No Hay   El mismísimo Pepeluis asegura, en un tuit poseabe11, que “difrutó de un día lleno” y que también lo hicieron los niños, las niñas y sus familiares acompañantes. Puedo confirmar y confirmo que es verdad: a los padres se les veía radiantes, curiosos y felices por los méritos y logros de sus hijos e hijas, satisfechos de la exposición que hicieron, del role playing a que había sometido exigentemente a los niños en el centro local. Así es, habían creado una empresa con su “departamento de calidad”, sus “gerencias”, su “marketing” … Un juego que me he copiado para la última unidad didáctica de nuestro grupo de cuarto. A ver si sale la mitad de bien que les está saliendo a ellos.

EXPECTATIVAS:

Confío en los medios y en los fines de la educación y la posibilidad que tienen las revoluciones positivas, para regenerar sistemas de cualquier ámbito social, siempre claro es, que estén organizadas: sea horizontal, verticalmente o de un modo lateral; que tengan un propósito compartido y que se transmitan por colaboración.

Y me explico: personalmente llegué a EABE11, en la sierra bizarra de Casares, con las expectativas siguientes:

Mi reto, mi experimento en curso, mi PLE y lo confieso, consistía en poner en práctica los postulados que aprendí de la educación punk o expandida de Baeza durante el verano pasado. En un curso dirigido por el encumbrado @piscitelly  Aparte de comprobar in situ lo que le gustaba la buena vida, como a todos y todas los presentes; nos inculcó que con ayuda de las redes, de los contactos establecidos en las mismas, de las emociones, incluso sin conocernos; estaríamos en condiciones de establecer lazos indisolubles, con proyectos firmes y concretos… con ideas y acciones llevadas hasta el extremo de modificar las leyes naturales o sociales, de conseguir influencia política… especialmente de un modo asociativo y solidario. Eso me ha ocurrido primordialmente con dos compañeros @NoLolamento y @javillarias Hemos colaborado, sin conocernos presencialmente, en actividades muy concretas y que para mí han supuesto mejoras en micropolíticas educativas del centro y modestamente, en las políticas de formación del profesorado en Andalucía

Y todo ello lo hicimos, este era el empeño, usando un método de pensamiento simple para organizarnos; con las ideas, afectos, proyectos y hechos posteriores que sin cierto entusiamo y abandono deliberado de vanidad nunca hubiera sido posible. Pero básicamente, insisto, se trataba de utilizar la tertulia virtual o presencial, la conversación, como medio de generar procesos de cambio y mejora en nuestro entorno, y expandirlo con los tipos de aprendizaje actual, invisible, difuso, reticular… Con el TL o claustro virtual que hemos ido creando se consiguió movilizar los recursos y ponerlos a la disposición efectiva de actuaciones concretas, ricas para nuestro desarrollo profesional y la mejora del centro, como ya se ha dicho. A la vez, también liberaba espacio en nuestro disco duro personal de los grises y contumaces envites burocráticos que se ciernen sobre los centros educativos hoy, sobre todo, con el ejercicio de la dirección escolar y el liderazgo mal entendido, pervertido.

Por otro lado, con EABE11 tenía que conseguir que el compañero más grave, que no serio, del colegio se apuntara a una ocasión única y que también lo hicieran al menos cuatro de nosotros y observar “como se observa un a un hijo feo” los resultados del experimento resultante: ¿Qué se transformaría en estos compañeros y compañeras después de EABE11? ¿Qué se transformaría en mí? ¿Cuáles serían los cambios operados en el colegio y en el aula al llegar justo el lunes siguiente? Todavía no estamos en condiciones de dar respuesta…

REGENERACIÓN Y CONJURO:

Llegamos tarde a la blogosfera educativa y si bien no siempre nos mueven intereses “limpios” y “puros” no creo que la educación y la formación del profesorado deban estar reñidos con el buen vivir, el disfrutar de lo que que supone echar un rato rústico y lento con la gente a la que admiras y llegas a tomar cariño, sin rozarla, con la que estás entre la risa y el compromiso de twitter. Por eso creo que en estos encuentros siempre será necesaria la sorpresa de la gente nueva que aporta ideas y proyectos, diría que incluso abogando deliberadamente por que no sean docentes todos los que estén: buenos albañiles y amas de casas o los niños y niñas de Benamejí que nos dieron claro ejemplo. Y todo ello recogiendo la memoria y conservando prácticas antiguas que quedaron veladas por el tiempo, o con un pátina de calidad y emoción infinitas, como el grimm de Fuente Nueva y su artífice, el maestro Ramón Honorato Martín. Ruego pinchar mientras terminas de leer el post y dejarte llevar por la magia de la música…

En EABE11 tuvo lugar algún tipo de conjuro, incluso en las penumbras del la nave eclesial que nos acogía el viernes a última hora, Jaime tomó la palabra y nos dijo “otra escuela es posible” y añadió que tomaría buena nota, con el registro de nuestros compromisos, y que los diseminaría en la red…

EABE PARA CAMBIAR LA ESCUELA

  1. Pasar del conjuro a la aplicación de fórmulas eficaces de revolución positiva.
  2. No confundir las distintas formas de pensamiento: todas podrían servirnos dependiendo de para qué.
  3. Evitar las posturas vanidosas que impiden la colaboración.
  4. Cometer errores más rápido, con frecuencia, sin importarnos.
  5. Invitar siempre a nuevos recien llegados y prepararles el camino EABE12 en una suerte de #todostuvimosuncomienzo previo.
  6. Congregarlos, por fin personalmente, y que aunque todo lo paguemos de nuestro bolsillo, te salga gratis, que estamos de feria en Sevilla.
  7. No perder la curiosidad y la oportunidad de desvelar, desvirtualizar…dar cuerpo y autoría a la presencia en red.
  8. Invitar a gentes de otros ámbitos con iniciativas hechas carne.

 Comparto mi delicious de EABE11

Foto: Miguel y Antonio Jesús del proyecto Agua Donde No Hay . Centro Guadalinfo de BENAMEJÍ (Andalucía)