Los fundamentos de la “Revolución positiva”

El diseño, la proyección y la configuración de proyectos es un motivode acción fundamental de la dirección deun centro educativo. No sólo para generar el documento final sino para encontrarnos durante el proceso con los pormenores de cualquier actuación escolar y para cambiar el sentido y la dirección de la marcha si no nos gusta. Creemos que lo básico en las dirección de escuelas más o menos eficaces supone, primero, conocerlas a fondo y, segundo, plantarse objetivos claros para la mejora. La revisión continua de los proyectos diseñados refuerza los logros conseguidos y permite la corrección oportuna. Un buen instrumento de trabajo y registro son los diarios: ahí pueden estar las vicisitudes del proceso y los apuntes para apoyarlo o reconducirlo por otro camino.

A pesar de ello, uno de los problemas generales de esta forma de trabajo no es tanto la dificultad de su diseño inicial, como la confusión entre el documento final y el proceso, que puede llevar a la clara a la elaboración de documentos poco útiles y -en muchos casos- a hacer imposible lo planificado. Por ello, nos basamos en un modelo de revolución positiva”, que supone un marco de cambios suaves pero continuo en un singular esquema de trabajo y una perspectiva distinta y estratégica de ver las cosas en el centro que dirigimos:

  1. Efectividad: es la facultad de planificar cualquier actividad y hacerla realmente poniendo todos los medios admisibles, que estén a nuestro alcance. Se suele dar una genuina alegría al conseguir logros y a medida que evolucionamos con efectividad, practicamos, formulamos nuevos objetivos y ensayamos y cometemos errores; las tareas se simplifican más.
  2. Aspectos constructivos: no se sustenta en la simple crítica, que puede resultar útil en determinadas circunstancias escolares, adopta, por el contrario, otras fórmulas de pensamiento constructivo, varía los modos de abordar las dificultades o facilita las mejoras con unas fórmulas de pensamiento más simples y ordenadas.
  3. Respeto: se propugna como el principio más importante. El respeto a las diferentes formas de ver las cosas y el respeto a la diversidad de opciones y métodos, respeto a la discrepancia y a las múltiples perspectivas de ver un problema.
  4. Autosuperación: este principio se basa en que todo individuo e institución educativa tiene el derecho y el deber de mejorar. La educación por tanto usará los mecanismos puestos a su alcance para hacerlo.
  5. Contribución: responde a la pregunta de ¿qué podemos aportar? En lugar de ¿qué podemos esperar o exigir? Es una clara apuesta por la responsabilidad personal y colectiva.
Anuncios

Autor: Juan Bueno Jiménez

Maestro bilingüe en el CEIP Andalucía de Fuengirola. Director del centro entre los años 2002 y 2016. En 2016 fue seleccionado para un puesto de asesor de Primaria en el CEP Marbella-Coín. Interesado en el liderazgo distribuido y sostenible, los nuevos entornos personales para aprender, las comunidades de aprendizaje y el conocimiento compartido y el debate como herramienta para la mejora intelectural. Pertenece a la Asociación Andaluza de Directores ASADIPRE, donde ha ejercido de secretario general y presidente provincial de esta asociación en Málaga. Contribuye a la formación de las direcciones escolares de directores, directoras y profesorado en general. Ahora es socio activo de la Sociedad Pedagógica Tartessos, @sptartessos, que tiene entre sus fines potenciar sistemas educativos de excelencia, comprensivos, laicos y democráticos, fruto del acuerdo constitucional. @jbjimenez

7 comentarios en “Los fundamentos de la “Revolución positiva””

  1. ¡Hola Juan! Interesante comentario. Es importante que se abran debates sobre la forma de iniciar y desarrollar procesos de mejora en los centros educativos. Buenos propósitos existen muchos, pero muchas veces fracasan por no saber trasladarlos a la práctica. Para nosotros en el CEP este aspecto de transferencia de los contenisos de la formación a la práctica es fundamental.
    Echo de menos, en tu comentario una reflexión sobre el papel de la colaboración y el trabajo en equipo como garante del éxito de los procesos de mejora.
    un abrazo

    1. Gracias, Manolo. Procuraré dar una vuelta de tuerca a la entrada, pero creo que tendremos que despertar inquietudes y responsabilidades empolvadas, dejando sitio para que el liderazgo distribuido se vaya decantando… no sé si será posible sin un mutis claro por el foro, temo que no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s